CONTACTO

Rafael Medina- lavidasentida@gmail.com- 601 26 43 46 (whatsapp)
Guardar

martes, 20 de junio de 2017

El Proceso de Sanación Espiritual. Experiméntalo paso a paso.

"Sacred Geometry," por Gill Rippingale


Somos una Unidad, ¿qué tal te suena esto?, le pregunto a mi cliente.
Es muy bonito, me contesta.
¿Puedes sentirlo? Evidentemente, si pudiera sentir la verdad de esta frase en toda su plenitud no estaría sentada ahí en frente pidiendo ayuda y alivio para su dolor.
Yo tampoco puedo sentirlo de un modo permanente, pero se puede experimentar con facilidad, con tan sólo llevar la atención a la conexión que existe entre cosas aparentemente separadas. Es algo muy reconfortante. ¿Quieres probarlo?
Gesto afirmativo. Pausa.
Observa tu respiración, una inhalación seguida de una exhalación. Observa el punto donde la inhalación acaba y comienza la exhalación, y donde ésta termina para que se inicie la inhalación. Exhalación e inhalación, ¿son dos cosas separadas o forman una unidad perfecta, en constante flujo? ¿Podría existir la una sin la otra? (Pausa) Sigue percibiendo este flujo un poco más.
Me siento mal, me dice. Esto es muy difícil.
¿Tú quieres sanar?, le digo.

Elliana Esquivel


Estamos convencidos de que cualquier dolencia, malestar o enfermedad, es el castigo que nos infligimos a nosotras mismas por alguna culpa interna, consciente o inconsciente, por percibirnos separadas y desconectas de nuestra verdadera naturaleza divina, y que todo proceso de sanación pasa por el reconocimiento y declaración de nuestra una inocencia esencial y la de todas las personas implicadas en nuestro proceso vital, así como de la perfecta unidad que reina en de toda la Creación.

Por supuesto que quiero sanar.
Pues dilo.
Quiero sanar.
¿Y por qué no sanas?
No sé cómo.
¿Puedes declarar eso también?
Quiero sanar y no sé cómo, necesito ayuda.


Elliana Esquivel


Basta esta simple declaración para que se abran los Cielos y el Corazón Humano y los Ángeles desciendan en tropel con toda su Luz y todo su Amor. EXPRESAR NUESTRA PROPIA IGNORANCIA, NUESTRO FERVIENTE DESEO DE SANAR Y PEDIR AYUDA. Esta es la primera e indispensable parte del proceso de sanación, la segunda es permanecer de forma estable en la apertura y en la escucha. Al que llama se le abre y al que pide se le da, pero si llamamos y salimos corriendo como hacen a veces los chicos en el timbre las casas a modo de broma, nos perdemos la maravillosa acogida, la perfecta respuesta que recibimos del mundo espiritual cuando pedimos ayuda. Debemos detenernos, parar la incesante cháchara mental, AQUIETARNOS Y SENTIR SERENAMENTE, ACOGER LA RESPUESTA y agradecer aquello que nos llegue. La respuesta llegará en forma de ideas creativas, desbloqueos físicos, mentales y emocionales, una sensación de paz, de sosiego, de perdón, como una dulzura fluyendo en las arterias de la Vida. El tercer paso es PROTEGER ESE CONOCIMIENTO QUE NOS LLEGA E IMPLEMENTAR LA VERDAD ESPIRITUAL EN NUESTRAS VIDAS, recordarnos constantemente lo que hemos visto con claridad en la sesión de sanación o en nuestras meditaciones, y transformar estas epifanías en acciones coherentes, efectivas y amorosamente humanas en nuestro día a día. Expresar la verdad del Espíritu en cada acción y en cada aspecto de nuestras vidas, en esto consiste la verdadera Sanación Espiritual.

Paso 1: Declarar la propia ignorancia, expresar nuestro deseo de sanar y pedir ayuda.
Paso 2: Aquietarnos, escuchar, recibir.
Paso 3: Proteger el mensaje y llevarlo al mundo, vivirlo. Esto es Sanar.

Si durante una meditación, una sesión de yoga, de sanación, o simplemente durante una baño relajante puedes llegar a sentirte completo, inocente, sostenido, hacerte consciente de que somos uno con el Cosmos, luego cuando salgas al mundo, debes proteger esa vibración, porque en algún momento aparecerán pensamientos, personas o situaciones que parezcan desmentir lo que has sentido con tanta claridad. Proteger el mensaje significa sentirlo en el cuerpo, tocar el cuerpo, especialmente los centros y puntos energéticos, mientras repetimos y sentimos lo que se nos haya revelado durante el trabajo de sanación. Podemos utilizar un mantra o una afirmación, que sostenga y declare nuestra verdad interior y nos haga recuperar y mantener viva la vibración más elevada que sentimos en los momentos de claridad y expansión amorosa. Si mantenemos esta frecuencia de forma constante y consistente, nuestras acciones se verán inspiradas e impregnadas del amor y la sabiduría del Espíritu y la sanación de nuestro cuerpo-mente y la mejora de nuestras relaciones y nuestras circunstancias vitales serán una consecuencia lógica del proceso.

Elliana Esquivel


Ahora, si quieres tener una experiencia de claridad y sanación, te animo a que vuelvas a leer este artículo desde el principio hasta que se formula la pregunta ¿Tú quieres sanar? Después de eso realiza los tres pasos de la Sanación Espiritual y observa cuál es tu experiencia. Te agradecemos mucho que compartas esto si te ha servido, que dejes tus comentarios, en el blog y en las redes y te deseamos que seas muy feliz.

Para concertar una cita o pedir información:

Rafael- 601 26 43 46

martes, 9 de mayo de 2017

LABORATORIO DE ORACIÓN. Sábado 20 de mayo de 10.30 a 13.30. Málaga.


La meditación es la forma de rezar más pura y simple que existe. La meditación es una oración que dice "No tengo nada que decirTe, sólo quiero escuchar, sentirTe, regocijarme en el Ser". ¿Cuántas cosas no se ponen en orden por sí solas, en este silencio, esta calma, esta quietud? Sin embargo, no siempre conseguimos aquietarnos lo suficiente, escuchar tan atentos, despiertos al milagro de cada inhalación, de cada aliento, de cada latido. Sin embargo, siempre estamos rezando, la mayor parte del tiempo sin saberlo, comunicándonos con la Realidad, interna o externa, con los otros y las otras, con nuestros cuerpos, con la comida. Si Dios está en todos y en todo, no necesitamos creer en Aquello a donde esa palabra apunta, lo único que debe preocuparnos es cómo nos estamos relacionando con Ello. La palabra Dios proviene de la palabra sánscrita Dev, que significa brillante, resplandeciente, también transparente. De ahí que se tomara para nombrar al dios del Cielo en algunas culturas, como Zeus en la Grecia clásica, que pasó a las lenguas romances como Deus en portugués, Dieux en francés o Dios en nuestro idioma. Y aunque fue un término masculinizado en nuestra cultura, Dios sigue siendo Dev, todo que aquello brilla y resplandece en el Universo, en nuestros corazones, en la sonrisa de un niño, en el canto de la calandria. No es algo en lo que creer, Dios es una experiencia. Una experiencia de Gozo, Unidad y Compleción. La oración consciente nos ofrece esa experiencia.
Desde muy pequeño, he sentido inclinación por esta práctica espiritual, e incluso en mis períodos más punkies y ateos, me he oído a mí mismo clamar en el desierto de las noches insomnes, en la desesperación de la más ebria soledad. Después de más de 30 años de ferviente práctica oratoria, después de haber recibido instrucción en la meditación budista, después de incursionar en el Ho'oponopono, los Registros Akáshicos, Un Curso de Milagros, la Vía del Tarot, el Reiki, regresiones a vidas pasadas, Constelaciones Familiares, años de práctica y enseñanza del Yoga (esto es rezar con el cuerpo-mente), después de haber visto la vida abrirse camino a través del parto, alumbrando (resplandeciendo) nuevos seres, después de haber sufrido la perdida de amados y amadas que llegaron y se fueron, me pregunto, ¿Cuántas iniciaciones debemos pasar para darnos cuenta que la vida es más Vida si la convertimos en un canto de amor? 


Quizás haya quien piense que es necesario sostener alguna creencia, pero lo cierto es que lo único que se requiere es aquietarse y penetrar en el silencio, y nuestra propia naturaleza empezará a comunicarse con la gran vastedad del espacio interior. Lanzará una inquietud, o una duda, una llamada de auxilio, una palabra tan simple como “gracias”, o “perdón”, y bastará con volver a aquietarse, a escuchar el silencio, para obtener la respuesta que nos corresponde. Todo en la naturaleza reza. Las flores son las plegarias de plantas. ¿Ante qué te estás inclinando tú? ¿Cuál es tu ofrenda de amor?



Aunque trabajo como profesor de Yoga, todas mis alumnas saben, en cuanto llevan un tiempo viniendo por la sala, que lo que enseñamos ahí es una forma de orar con el cuerpo, la mente y el corazón del silencio, en un lugar que nosotros llamamos la Raíz. Con este talante me creamos este encuentro llamado LABORATORIO DE ORACIÓN. Para  para el próximo día 20 de mayo, sábado, de 10.30 a 13.30, en la Sala de Yoga Raíz, en Málaga, llamado Laboratorio de Oración, pediremos una aportación de 10€ para cubrir gastos y ofrecerenos un bufé de té y frutas en el descanso. Queremos invitaros a experimentar, a plantear problemas reales y que veamos y exploremos de un modo muy realista y factible cómo esta práctica puede ayudarnos a mejorar nuestro estado psico-físico así como nuestra situación de vida. Te agradecemos que compartas este post, y veamos cuántos estamos dispuestos a participar en esta experiencia. Contacta por aquí o en 601264346 o en lavidasentida@gmail.com. Rafael.

lunes, 8 de mayo de 2017

Vidas Consteladas: CARTA ABIERTA A MI FAMILIA.

Recientemete estuve en la consulta de Emma González Rubio, no como cliente, ni como paciente, sino como ser humano en busca de ayuda. Ella es terapueta Gestalt y en Constelaciones Familiares, y realiza un acompañamiento lleno de luz y amor que recomiendo desde aquí. Como muchos de los problemas que se repiten en nuestras vidas se escapan a nuestra comprensión y conciencia y además están originados e impulsados desde nuestro sistema familiar, ha sido para mí muy sanador y revelador hacer este trabajo. Todo él se resume en la carta que les dejo a continuación. Al poner en mis propias palabras todo lo que en la consulta se dijo e integró, me doy cuenta de que a pesar de ser algo muy íntimo es algo también muy humano y público. En todas las familias se sirven platos de exclusión, violencia, traición, deshonra e ignorancia en todos sus aspectos y facetas, de modo que los desafíos a los que me enfrento no son exclusivamente míos, sino que más bien pertenecen al Alma Humana desde que se estableció en la separación y la desintegración de la Unidad hace miles años, y por ello comparto públicamente esta CARTA ABIERTA A MI FAMILIA. Familia que todos somos al fin y al cabo y que cambiando algunas palabras y haciéndolas vuestras, espero que os ayude a emprender el camino de vuelta a la Amor y a la Integración. Gracias.

CARTA ABIERTA A MI FAMILIA

Amados ancestros, fuente y caudal de la Vida, os amo, gracias, me postro ante vosotros y os honro en mi corazón. Todos los errores que cometisteis, todo el engaño, la traición, la exclusión, las violencias, pequeñas o grandes, la deshonra, la falta de coraje, o de compasión, que pudisteis albergar o perpetrar en vuestras vidas, fue fruto de la ignorancia y no hay culpa en ello. Yo pido perdón por vuestros errores reconociendo vuestra inocencia. Todos vuestros talentos, vuestros dones, todas las dificultades que supisteis vencer, todo el coraje, todo el amor, mucho o poco, que pudisteis compartir, que halló una forma de ser expresado, hacia cualquier ser humano, animal o planta, cada caricia, cada abrazo, cada sonrisa vuestra, cada gesto de ternura, cada parto, cada alumbramiento es una fiesta, los lugares físicos y los lugares del corazón donde fuisteis felices y auténticos, los venero y los atesoro en mí, son mi legado. Gracias.
Amados mamá y papá, gracias, os amo. Tengo con vosotros una deuda insalvable. Me habéis dado la vida y eso no os lo puedo devolver, eso sólo puedo entregarlo a través de mis hijos, igual que ustedes lo recibieron de los que estuvieron antes, y otros antes que ellos a través del océano del tiempo. Gracias por uniros y engendrarnos, a mí y a mi amada hermana, qué bueno ha sido viajar con una familia tan hermosa y llena de amor. Todos vuestros errores, en la crianza, en la educación, cada gesto de dolor, o de angustia, han sido fruto de la ignorancia y no tienen porque ser fuente de culpa o vergüenza, nos abrazamos en un perdón sin fin. Todos los buenos momentos, todo el amor que hemos recibido, todo el cuidado y atención que nos habéis dado, las noches en vela, los paseos por el campo, los días de fiesta, tanta constancia y dedicación, los valores que nos habéis transmitido, lo mucho que hemos aprendido con vuestro ejemplo, lo guardo y atesoro en mi corazón, es mi legado. Gracias.
Queridas mujeres que he amado con el alma. Gracias. Los hijos que no tuvimos los llevo en mi corazón. Los rayos del sol no acariciaron sus delicadas pieles y el manto de la noche no los cubrió de estrellas, pero aún así son nuestros hijos y los amo y están vivos en nosotros. Gracias por el amor que nos dimos, por las caricias y los abrazos sin fin. Gracias por abrirme las puertas de la vida y acogerme en vuestro seno. Os amo. Siempre seréis parte de mi vida.
Querida mamá de los hijos que me nacieron. Te amo, gracias. Gracias por gestarlos, por parirlos con bravura, por amamantarlos y darles todo tu amor, tu fuerza y tu coraje. Sois parte de mí para siempre y en todo lo que hago os llevo conmigo y os honro en cada gesto que sale de mí como expresión del Amor que nos sostiene y que somos.

Amados hijos e hijas, los que estáis en este plano y los que brilláis en la Luz del Alma, sois lo mejor y más puro en vida, os amo y os venero, seré vuestro padre para siempre y os dedico cada paso que doy y en todo lo que brillo y hago con talento y amor, brilláis vosotros también y resplandecemos como una misma Luz, un mismo Amor, una misma Fuente. Somos parte de algo mucho mayor que nos sostiene, nos protege y nos guía. ¡Cuánto de ese inmenso Amor me llega a través de vosotros! De hecho no había conocido la dimensión real de lo que es sentirme amado sin condiciones hasta el momento en que sentí el amor que me profesáis. Las niñas y niños de este planeta sois el amor y la inocencia encarnados en cuerpo chiquitos. Que nuestra ignorancia y ceguera no os corrompan jamás. Os pedimos perdón por todos los errores que cometemos debidos a esta ignorancia y esta ceguera espiritual que sufrimos. Que podamos abrir los ojos del Alma para educaros en la Luz.

Por todos vosotros y vosotras que sois mi familia, de aquí en adelante me comprometo con el Alma que compartimos, a honrar y venerar lo que somos, a abrir nuevos caminos y a responder con nuevas y creativas formas a los desafíos que la vida nos plantea. ¡Mi gozo sea vuestro gozo, mi dicha, mi prosperidad y felicidad sean vuestras, brillemos como un sólo Ser en este Universo bendito que nos contiene y nos sostiene! Dejamos atrás la culpa, la vergüenza y la ignorancia y a partir de aquí vibremos en la más alta frecuencia del Amor, la Responsabilidad y la Luz. Que así sea. Amén.

(Si te ha sido útil, quizá quieras visitar
nuestro blog: RAMA-RAÍZ)

martes, 29 de noviembre de 2016

El Tarot. Imágenes que Curan.


Theda Bara (1915)

Compré mi primera baraja de Tarot cuando tenía 15 años, en el quiosco de al lado de casa, y no recuerdo que viniera con ningún libro, o revista, que explicara el significado de aquellas imágenes, tan sólo el mazo con los 22 arcanos mayores, en un estilo Art Nouveau, de figuras estilizadas y con colores vivos. Sencillamente, me fascinaban aquellas imágenes, no me importaba demasiado el significado que pudieran tener, me pasaba un buen rato mirándolas, cada detalle, y me llamaban la atención las muchas sensaciones que despertaban en mí. Unas me atraían y al mismo tiempo me perturbaban, me sentía sacudido por ellas en mí interior, otras me provocaban rechazo, sin que dejaran de ser atractivas de algún modo, ninguna me dejaba indiferente. A modo de juego, le hacía lecturas a alguna prima mía que buscaba orientación en asuntos amorosos, y me encantaba dejarme llevar y decir cualquier cosa que se me pasara por la cabeza, atando cabos entre lo que las imágenes me sugerían y lo yo conocía de la historia personal de la consultante, urdía un algún oráculo propiciatorio, orientándola en sus decisiones, o haciendo alguna advertencia sobre futuras consecuencias de sus relaciones con este o aquel chico. La libertad que sentía en aquellos juegos, donde podía dejar mi imaginación volar y poner mi intuición a trabajar, me llenaban de satisfacción.


Con el tiempo vino el estudio profundo de su imprecisa historia, de la iconografía, el simbolismo, las distintas interpretaciones. Eliphas Levi, Papus, Eteilla, me interesé por los románticos ocultistas europeos que hicieron resonar y vibrar de nuevo este juego de cartas, otorgándole su dignidad perdida durante la Edad Media, cuando se tuvo oculto de miradas inquisitoriales, o por un puro entretenimiento, un juego de adivinación, cuando no una recurrente forma de engañar y sacar dinero del prójimo jugando con sus anhelos y esperanzas más profundos (actividad que aún hoy es la base de la mayoría de lectores de Tarot, por cierto). Después llegó Jodorowsky. Cuando leí su libro La Vía del Tarot hace once o doce años, su interpretación de los arcanos, su vasto conocimiento, su increíble intuición, la exquisita creatividad, el trabajo de restauración del Tarot de Marsella, su propuesta del arte como sanación, la psicomagia, inundaron mi universo interior y enriquecieron mi visión hasta un punto que mi gratitud y amor por su trabajo no cesan. 


También encontré, casi en paralelo, a los 15 años también, y de forma igualmente ecléctica y autodidacta, el mundo del yoga y la meditación, y ambos mundos se tocaron e interprenetraron, y fueron nutriéndose el uno del otro, y mi alma se fue apoyando en estos pilares de sanación: Tarot, yoga y meditación. Con el tiempo mi forma de trabajar con estas cartas se fue haciendo más meditativa. No estaba tan interesado en el significado, o la interpretación los arcanos, sino más bien en las emociones y sensaciones que despertaban en mí, que fue justo lo que me atrajo al principio. De modo que el círculo se fue cerrando y empecé a trabajar con el Tarot de una forma diferente, tan sólo trabajaba con una carta, o como mucho tres, en cada tirada, y me centraba principalmente en el cuerpo, en las sensaciones que despertaban los arcanos en mí. ¿Por qué unas cartas me inquietan y otras me agradan? ¿Por qué algunas incluso pueden provocarme rechazo, asco, o temor? Alguna en cambio puede resultar muy atractiva, o generar una mezcla de sensaciones difíciles de expresar. Puedo sentirme, dentro de una misma carta, identificado con un personaje, o con un objeto, y sentir animadversión por el personaje, o el objeto, o el animal que le acompaña. Me di cuenta de que permanecer, sencillamente, en silencio observando las cartas y permitiendo que todas estas sensaciones, sentimientos y emociones se manifestaran suponía, en sí, un acto terapéutico, una limpieza de memorias subconscientes, memorias de dolor ancestrales, miedos ocultos, vergüenzas y culpas primordiales, quizá del tiempo en que fuimos expulsados del paraíso. No es necesario comprender, ni analizar ni obtener una respuesta, o la solución al problema. Efectivamente, si estás pasando por dificultades en estos momentos puedes traer tu inquietud y tus preguntas a este lugar sagrado, a este encuentro con los arcanos, y dejar que lo que está oculto, o secreto, emerja en forma de imagen justo enfrente de ti. En el Tarot, una imagen, o varias, es toda la respuesta que hallarás. Aunque entender el simbolismo y la iconografía de las cartas puede ayudarte a que hagas tus propias interpretaciones y asociaciones, y sirvan como punto de partida para más o menos profundas reflexiones sobre lo que te está pasando en este momento, el valor principal de estas cartas son las imágenes en sí, valen más que todas las palabras y elucubraciones que puedan manar de tu mente analítica. Prueba esto, si la vida te desafía, toma la baraja, aquiétate y formula una pregunta que ponga en ti toda la responsabilidad de lo que está ocurriendo. En un silencio meditativo, tocando, o barajando el mazo, pregunta, por ejemplo, ¿Qué representa este desafío en mi evolución espiritual?¿Cómo puedo aceptarlo? ¿Cómo puedo cambiarlo? ¿Qué fuerza oculta en mí debo despertar para superarlo? ¿Qué debo aprender de todo esto? ¿Cuál es mi resistencia? Y a continuación saca una carta. Medita en ella. Guárdala. Haz un dibujo, o una foto, y ponla donde puedas verla, en la pantalla del móvil, o impresa en un lugar donde la veas a menudo. Vístete con los colores que aparecen en la carta, disfrázate, recrea la escena que ves en la carta en la vida real, si el personaje aparece en el campo, vente al campo, si aparece en un sillón, siéntate en tu trono y gobierna tu vida, desata tu creatividad, vive el arcano, deja que opere la parte de nuestro cerebro que es intuitiva, creativa,  juguetona y salvaje, vive una aventura, pide ayuda si lo necesitas, o deja que sea tu secreto, un juego íntimo de sanación. No hay límites.


Realmente, amo el Tarot, y estoy muy agradecido al espíritu que lo creó de que nos regalara semejante joya de sabiduría y liberación. Llevo más de 25 años recorriendo este camino de la vida en Su compañía. Me gustaría ofrecerte mi ayuda si quieres consultar el Tarot, ayudarte a encontrar las respuestas dentro de ti con la ayuda de este tesoro. Podemos vernos en mi consulta en pleno centro de Málaga, o también en sesiones por Skype. Pide más información o agenda una cita:

Rafael 
601 26 43 46
lavidasentida@gmail.com

Que seas muy feliz.
Om

sábado, 12 de noviembre de 2016

Laya Yoga, El Yoga de la Disolución: Práctica de 2,5 Horas + Té con Frutas. Domingo 27 de Noviembre de 10.00 a 12.30 en Lacasadegrund.


Pintura de Natalie Foss con Om


Samadhi Pada
1. De aquí en adelante es explicado el Yoga.
2. El Yoga es el cese de las fluctuaciones de la Conciencia.
3. Durante ese tiempo el observador (Purusha) descansa en su propio estado (inmodificado).
4. En otros momentos (que no sean los del yoga) el ser está identificado con las fluctuaciones.
(Yoga Sutras de Patanjali)  



Estamos tan habituad@s al incesante, repetitivo y compulsivo parloteo mental que creemos que ese es nuestro estado natural, que nada puede hacerse por detener los procesos de pensamiento, incluso ni siquiera cuestionamos la verdad que pueda haber en lo que dice esa voz en la cabeza. No puedo, no valgo, no me quiere, el mundo es horrible, todo está mal. Son pensamientos habituales que cruzan la mente de la mayoría de seres humanos a diario, y ni siquiera somos capaces de cuestionar si realmente se ajustan a la realidad. ¿Es verdad que no valgo, que no puedo, que todo va mal? Y más allá de eso, ¿es posible detener el proceso de pensamiento, o al menos generar espacio entre un pensamiento y otro, conectar con la espaciosidad y la luminosidad de la mente donde el proceso de pensamiento tiene lugar? ¿Podemos suspender, aunque sea momentáneamente, las fluctuaciones de la mente y descansar de toda esta agitación, alcanzando así el Yoga, la Unión?

Pintura de Natalie Foss


 Esta es la propuesta de esta sesión de Laya Yoga. Laya es la disolución de estas fluctuaciones, la disolución del dolor, de la tensión, a través del movimiento, la respiración profunda y vigorosa, el canto y la meditación. Por medio del ritmo, la secuencia y la progresión de asanas, disolvemos las tensiones y el dolor, permitimos que la energía llene nuestros sistemas y se mueva libremente, generamos espacio en el cuerpo, abrimos los centros energéticos, hallando apertura y claridad en la mente. Moviendo la respiración de forma lenta, profunda y vigorosa rompemos los patrones respiratorios que traemos y así también se modifica nuestro estado energético y psico-emocional. A través del canto rítmico de mantras semillas, sencillos y penetrantes, disolvemos los patrones mentales, nos llenamos con sus vibraciones y aprendemos a escuchar el mantra detrás del mantra, el eco que produce y el silencio que lo sostiene. Entonces estamos listos para entrar en el estado meditativo, un estado de escucha y silencio interior profundos, quizá, en una primera aproximación, no cesen los pensamientos pero habrá momentos de verdadero silencio y quietud donde poder distanciarnos de ellos y observarlos tal y como son, movimientos, formas que surgen y decaen en el vasto campo de la conciencia (Purusha). Volver y mantenernos en ese estado de quietud y suspensión es el objetivo de esta práctica. Desde este espacio interno, desde nuestro centro más íntimo, podemos conenctar con el poder, la guía y la sabiduría internas que somos y a donde pertenecemos.

Pintura de Natalie Foss
Esta es la práctica que seguimos en la Sala de la Alegría en Ciudad Jardín, de forma habitual en estos HORARIOS, y en esta ocasión queremos realizar una práctica un poco más larga que nos permita ahondar en ella, en los estados meditativos, en el espacio creativo de la mente, en la apertura del corazón de la compasión. Lo haremos en Lacasadegrund, espacio cultural, holístico y pedagógico en pleno Soho malagueño. Después ofreceremos un bufé de té y frutas para darnos la oportunidad de charlar y compartir nuestras experiencias y aclarar dudas. 

 LAYA YOGA
El Yoga de la Disolución
domingo 27 de noviembre
de 10.00 a 12.30 
aportación: 20 € (15 € anticipado)

Sesión de Yoga + Bufé de Té y Frutas 

Lugar:

Lacasadegrund
Trinidad Grund 7, 2º 2
(CÓMO LLEGAR)


     Info y Reservas:
Rafael 
  601 26 43 46
lavidasentida@gmail.com