Nacimos para Amar. ¿Cómo estamos negando a l@s otr@s?

Hace algunos años que leí el librito exquisito Biología del Amor,  del biólogo chileno Humberto Maturana, y me pareció conmevedor redescubrir mi propia fisiología como un instrumento del amor. Unas manos hechas para la caricia, una piel diseñada para ser acariciada y un cerebro diseñado para las sutilezas de las emociones más refinadas. Hoy veo este vídeo de este gran pensador y amador, y me pregunto: En un planeta con casi 7000 millones de habitantes, ¿cómo podemos estar negando a los demás? Gracias Humberto por la poesía de tu voz.


Om Gratitud
0