CONTACTO

Rafael Medina- lavidasentida@gmail.com- 601 26 43 46 (whatsapp)
Guardar

lunes, 8 de mayo de 2017

Vidas Consteladas: CARTA ABIERTA A MI FAMILIA.

Recientemete estuve en la consulta de Emma González Rubio, no como cliente, ni como paciente, sino como ser humano en busca de ayuda. Ella es terapueta Gestalt y en Constelaciones Familiares, y realiza un acompañamiento lleno de luz y amor que recomiendo desde aquí. Como muchos de los problemas que se repiten en nuestras vidas se escapan a nuestra comprensión y conciencia y además están originados e impulsados desde nuestro sistema familiar, ha sido para mí muy sanador y revelador hacer este trabajo. Todo él se resume en la carta que les dejo a continuación. Al poner en mis propias palabras todo lo que en la consulta se dijo e integró, me doy cuenta de que a pesar de ser algo muy íntimo es algo también muy humano y público. En todas las familias se sirven platos de exclusión, violencia, traición, deshonra e ignorancia en todos sus aspectos y facetas, de modo que los desafíos a los que me enfrento no son exclusivamente míos, sino que más bien pertenecen al Alma Humana desde que se estableció en la separación y la desintegración de la Unidad hace miles años, y por ello comparto públicamente esta CARTA ABIERTA A MI FAMILIA. Familia que todos somos al fin y al cabo y que cambiando algunas palabras y haciéndolas vuestras, espero que os ayude a emprender el camino de vuelta a la Amor y a la Integración. Gracias.

CARTA ABIERTA A MI FAMILIA

Amados ancestros, fuente y caudal de la Vida, os amo, gracias, me postro ante vosotros y os honro en mi corazón. Todos los errores que cometisteis, todo el engaño, la traición, la exclusión, las violencias, pequeñas o grandes, la deshonra, la falta de coraje, o de compasión, que pudisteis albergar o perpetrar en vuestras vidas, fue fruto de la ignorancia y no hay culpa en ello. Yo pido perdón por vuestros errores reconociendo vuestra inocencia. Todos vuestros talentos, vuestros dones, todas las dificultades que supisteis vencer, todo el coraje, todo el amor, mucho o poco, que pudisteis compartir, que halló una forma de ser expresado, hacia cualquier ser humano, animal o planta, cada caricia, cada abrazo, cada sonrisa vuestra, cada gesto de ternura, cada parto, cada alumbramiento es una fiesta, los lugares físicos y los lugares del corazón donde fuisteis felices y auténticos, los venero y los atesoro en mí, son mi legado. Gracias.
Amados mamá y papá, gracias, os amo. Tengo con vosotros una deuda insalvable. Me habéis dado la vida y eso no os lo puedo devolver, eso sólo puedo entregarlo a través de mis hijos, igual que ustedes lo recibieron de los que estuvieron antes, y otros antes que ellos a través del océano del tiempo. Gracias por uniros y engendrarnos, a mí y a mi amada hermana, qué bueno ha sido viajar con una familia tan hermosa y llena de amor. Todos vuestros errores, en la crianza, en la educación, cada gesto de dolor, o de angustia, han sido fruto de la ignorancia y no tienen porque ser fuente de culpa o vergüenza, nos abrazamos en un perdón sin fin. Todos los buenos momentos, todo el amor que hemos recibido, todo el cuidado y atención que nos habéis dado, las noches en vela, los paseos por el campo, los días de fiesta, tanta constancia y dedicación, los valores que nos habéis transmitido, lo mucho que hemos aprendido con vuestro ejemplo, lo guardo y atesoro en mi corazón, es mi legado. Gracias.
Queridas mujeres que he amado con el alma. Gracias. Los hijos que no tuvimos los llevo en mi corazón. Los rayos del sol no acariciaron sus delicadas pieles y el manto de la noche no los cubrió de estrellas, pero aún así son nuestros hijos y los amo y están vivos en nosotros. Gracias por el amor que nos dimos, por las caricias y los abrazos sin fin. Gracias por abrirme las puertas de la vida y acogerme en vuestro seno. Os amo. Siempre seréis parte de mi vida.
Querida mamá de los hijos que me nacieron. Te amo, gracias. Gracias por gestarlos, por parirlos con bravura, por amamantarlos y darles todo tu amor, tu fuerza y tu coraje. Sois parte de mí para siempre y en todo lo que hago os llevo conmigo y os honro en cada gesto que sale de mí como expresión del Amor que nos sostiene y que somos.

Amados hijos e hijas, los que estáis en este plano y los que brilláis en la Luz del Alma, sois lo mejor y más puro en vida, os amo y os venero, seré vuestro padre para siempre y os dedico cada paso que doy y en todo lo que brillo y hago con talento y amor, brilláis vosotros también y resplandecemos como una misma Luz, un mismo Amor, una misma Fuente. Somos parte de algo mucho mayor que nos sostiene, nos protege y nos guía. ¡Cuánto de ese inmenso Amor me llega a través de vosotros! De hecho no había conocido la dimensión real de lo que es sentirme amado sin condiciones hasta el momento en que sentí el amor que me profesáis. Las niñas y niños de este planeta sois el amor y la inocencia encarnados en cuerpo chiquitos. Que nuestra ignorancia y ceguera no os corrompan jamás. Os pedimos perdón por todos los errores que cometemos debidos a esta ignorancia y esta ceguera espiritual que sufrimos. Que podamos abrir los ojos del Alma para educaros en la Luz.

Por todos vosotros y vosotras que sois mi familia, de aquí en adelante me comprometo con el Alma que compartimos, a honrar y venerar lo que somos, a abrir nuevos caminos y a responder con nuevas y creativas formas a los desafíos que la vida nos plantea. ¡Mi gozo sea vuestro gozo, mi dicha, mi prosperidad y felicidad sean vuestras, brillemos como un sólo Ser en este Universo bendito que nos contiene y nos sostiene! Dejamos atrás la culpa, la vergüenza y la ignorancia y a partir de aquí vibremos en la más alta frecuencia del Amor, la Responsabilidad y la Luz. Que así sea. Amén.

(Si te ha sido útil, quizá quieras visitar
nuestro blog: RAMA-RAÍZ)

Publicar un comentario